Todos uno

Liviano, ensordecido, sin rostro, encontré a desvelo el camino que seguimos inquietos. Estalla en mi diario la noticia En cajas no enviamos al desorden donde ya nadie pertenece a ningún lugar.

Enmascarada política de locos, siniestros, estampida de ceros, de rojos. Decidimos acciones, manos, destinos; evasivas normas para pocos, sólo algunos.

Nos dejamos de pertenecer el uno al otro, y entrelazo en pausa, meditando, liviano, sin rostro, las imágenes del burlesque y la prostituta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s