Ascendo

….y su cabello jugó con mi rostro. Las copas chocaban y las risas brincaban de entre los murmullos y pláticas frenéticas. Su rostro siempre alegre, princesa de lo incierto. Los cubiertos golpeaban los platos y al fondo, en el balcón, un chelista imporvisaba una melodía en ascendo con escalas poco comunes para tal instrumento . Y desde entonces no he podido dormir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s