#6, 1961

Veo a un joven caminando entre la lluvia, en sus ojos alcanzo a ver los días en que me columpiaba en los árboles. Ayer observé a la muchacha de las escaleras, pude observar el momento preciso cuando se puso de pie y caminó al valle de las piedras. No hay sombras bajo mis pies, camino siempre para que no existan sombras; no debería quejarme y debería de continuar, sé que en el puerto me esperas para navegar en la tormenta.

-¡Suelten amarras!- gritaste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s