Caminata nocturna

La noche avanzaba lento como sus pasos. Era una de esas noches largas de invierno en el norte cuyas caminatas pertenecen a aquellos que dormidos rondan en la memoria y cuyos pasos sólo sirven para alimentar la barrera que divide los niveles de la conciencia. No se detuvo en la noche más larga de su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s