Crepúsculo

Cuando la dulce sonrisa de Cristina por fin resolvió el conflicto y brindó la sombra de una fresca huerta al asesino confeso, pero no por ello culpable; éste decidió convertirse en agua y caer al vacío para correr con la corriente y liberarse de su crimen. Médico débil, Cristina siempre fue la indicada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s