Desesperado

Aquel día recibí una terrible noticia. Rosalía quería verme de nuevo y yo, deseperado, habría de realizar uno de los actos más intrépidos de los que tenga memoria: La dejé en visto.

Anuncios