Borrador

Se miraban como si de ello dependiera su vida, tras una conversación que no había durado más que un par de minutos, uno de ellos, el del bigote, le dijo al otro:

-Mira, para no hacerte el cuento más largo, he venido a matarte.

-Espera, sólo dime por qué has tomado esa decición, tengo muchos enemigos, pero tú…- respondió.

-Te dije que no quería hacerte el cuento más largo y terminaste por aruinarlo. Te veo mañana aquí mismo.

Al día siguiente se encontraron en el mismo sitio.

-Esta vez no le harás al cuento.

RATATA.

Cayó, y el bigote tocaba la tierra que se humedecía por la sangre que escurría por su nariz.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s