Nómada

De niño supe que la noche te regala el misterioso  cobijo del sueño. Era una posiblidad de continuar despierto en otro universo me hizo recorrerlo y encontrarme con otras miradas. Gracias a eso pude aprender y reflexionar sobre el por qué estamos aquí y ellos allá, y pude revelar unos cuántos secretos que el velo de la conciencia nos oculta. 

Hace tiempo que dejé de ser ingenuo. Los días traen suficiente luz como para cegar mi alma y la de todos en una ciudad entera. Ahora persigo ese cobijo durante días hasta alcanzarlo. 

Sé que estaré despierto durante días, pero las maletas están hechas. Saber que voy de un lugar a otro me produce insomnio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s