Santa Cruz

Hasta la luna se cubrió a la mitad para dejar el castillo brillar. Todo era fiesta. Ahí siempre vas a estar tú, pero aún no tengo la entereza suficiente para ir a verte y tocar tu nombre.

Anuncios